April 10, 2011 | El: FrancJP

Fiesta Gnome 3

Ayer asistí a la fiesta de lanzamiento de Gnome3 que habían montado los chicos de Gnome Hispano, en el Media Lab Prado. La charla, a pesar de que era un sábado, tuvo una buena concurrencia. En la cual se trató de mostrar las novedades de la nueva interfaz del popular gestor de escritorios para Linux.

A pesar de que iba un poco predispuesto a confirmar si la nueva versión era tan mala como decían, me llevé una pequeña sorpresa, ya que vi varias cosas interesantes. Lo resumiría como un rejunte de características interesantes de sistemas de aquí y de allá, mezclado con software libre y empaquetado de una manera donde parece que las prisas tuvieron su papel.

Lo primero que se viene a la cabeza cuando empiezas a ver la interfaz es estar viendo otra copia de OS X. El panel de preferencias, en una sola ventana, el comportamiento de mostrar todas las ventanas a lo exposé, la manera de mover aplicaciones entre escritorios.

Pero luego hay otras características interesantes. Poner dos aplicaciones side by side, es una ventaja, ya que se redimensionan las ventanas automáticamente. También la manera de añadir escritorios. La nueva forma de las notificaciones (menos intrusiva que antes). La ausencia de applets (los iconos que están en la barra de estado). Y un lavado interesante de cara, que lo hace parecer un sistema más moderno de lo que estábamos acostumbrados.

Aunque tiene sus peros. El más importante es que no lo veo intuitivo para los nuevos usuarios, algo fundamental hoy en día para aquellos que no están acostumbrados a usar Linux. La carencia de botones de minimizar y maximizar la ventana, es algo que es cuestión de acostumbrarse, pero evidentemente puede ser una barrera de acceso bastante alta para una persona que viene de Windows. También el tema de no saber cuántas ventanas ni cuántas aplicaciones hay abiertas (salvo que vayas a la esquina superior izquierda para que muestre todos los escritorios), puede ser algo que algunos usuarios no entiendan.

Pero claro, éstas son apreciaciones personales, y es evidente que todos le pedíamos a los desarrolladores de Gnome que hubiera mejoras, cambios. Y ellos respondieron con un golpe sobre la mesa. Han alivianado toda la base del gestor de escritorio, haciéndolo (en teoría) más ágil. Y si bien tiene todavía algunos fallos (sobre todo de estabilidad), promete mucho y al parecer habrá más mejoras por venir.

Finalizo agradeciendo la labor que ha hecho la comunidad de Gnome Hispano, traduciendo y explicándonos el camino que tuvieron que atravesar para llegar a esta esperada versión 3. Lástima que no hubo algo de picoteo, aunque sí hubo champagne.

Ah, para los impacientes, ya hay un pequeño truco para instalar Gnome3 en Ubuntu, lo pueden ver por ejemplo en el siguiente sitio: Blog of Sysadmins.

Comment Form